Blogia

Soy fans y me he hecho un blog.

De The good wife.

De The good wife.

Hace tiempo que no me apetecía recomendar nada. No sé si será que estoy cada vez más para el lado viejuno de la vida o que me dejo acomodar, pero no he encontrado nada últimamente donde me sintiera especialmente entretenida en series de televisión. Sinceramente, tras ver el último vídeo de Lady Gaga me dan ganas de transformarme en una fan de la música que se pasa todo el día viendo la MTV, los cuarenta y la pachacha, enganchando vídeo musical con consejos para jóvenes granulados y concursos en que chicas rubias con altas expectativas en la vida, descartan a imberbes efebos adoradores de platón para quedarse con machos trabajados en el gimnasio. Quizá es que estoy cada vez más para el lado inocente de la vida, quizá…

El caso es que yo sigo intentándolo y tras probar con unas cuantas decepciones, me he enganchado a The good wife.  La historia comienza con Alicia Florrick, la hasta entonces entregada esposa y madre de los hijos de un importante político y fiscal del estado, escuchando como su marido ante una multitudinaria rueda de prensa, reconoce ante todo el mundo estar implicado en un escándalo sexual.  Escándalo que terminará en acusaciones de corrupción política y con Peter Florrick (hasta entonces político a partir de ahora esposo y padre de los hijos de Alicia) en la cárcel.

Alicia, con dos niños a su cargo y una vida por sacar adelante, coge las riendas de la situación y vuelve a retomar su carrera de abogada en el buffet de un excompañero de carrera, donde tendrá que volver a ponerse las pilas y competir con las nuevas generaciones por un puesto de trabajo. Volver a este mundillo le supondrá, además, acercarse un poco más a lo que le sucedió a su marido del que se irán descubriendo secretos a medida que avanza la serie.

The good wife tiene como alicientes femeninos: a Julianna Margulies, que interpreta a Alicia Florrick como los ángeles. Llenando de glamour cada vez que aparece en la pantalla, implicándose en cada caso y llevando el peso de la serie con muchísima dignidad, como su personaje lleva la humillación pública a la que ha sido sometida. A Diane Lockhart, socia del buffet de abogados, una mujer dura y muy inteligente que despliega de vez en cuando un sentido del humor genial. Y por supuesto, a la investigadora del buffet, Kalinda, misteriosa y resuelta que se convierte en el mejor apoyo de Alicia en el trabajo, y a veces fuera también.

Y por el lado masculino: el joven que entra en competencia con Alicia para el puesto de abogado Cary, un tipo insoportable pero encantador y entrañable a la vez. Will Gardner, el segundo socio del buffet y viejo amigo de la protagonista, entre los que aparecerá una especie de tensión sexual y amorosa que veremos cómo se resuelve. Y por otro lado, Peter Florrick, que a mí personalmente no me gusta en exceso, de hecho la historia del marido me parece a veces un poco pesada y casi todas obviable, pero para gustos los colores.

La parte familiar de Alicia la forman sus dos hijos, que teniendo en cuenta las interpretaciones adolescentes a las que estamos acostumbrados son bastante salvables, y la madre de Peter que se traslada a la casa familiar para echar una mano a Alicia y que ejerce de abuela entrañable e implacable cuando hace falta.

En fin, que es una serie bastante recomendable y una isleta entre demasiada tontería con altos presupuestos y guiones flojos. Es lo que tiene que algo se ponga de moda…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de Lady Gaga (claro)

de Lady Gaga (claro)

No sé cómo definir a alguien como Lady Gaga en unas pocas palabras. No creo que terminase, ni que ni siquiera llegase a alcanzar la mitad de las cosas que me provoca esta señora como personaje y cantante aunque fuese capaz de escribir un libro sobre ella.

Lady Gaga es para mí el “al fin” y el “aun queda esperanza”. Después de que mi adorada Amy esté atada y reatada e imagino que más que forzada para sacar un nuevo álbum, se presenta esta señora tan estupenda y con una esperanza de vida (aparentemente) mucho mayor que la de Amy. No solo con ganas y talento para provocar, si no con una voz impresionante y que hace que a una le den ganas de confeccionarse un sombrero para quitárselo cada vez que la oye en la radio o ve en la tele (youtube también vale) uno de sus vídeos.

Ella es fantástica, estupenda, grande, cantante y artista como ella sola. No es una de las muchas aspirantes a la corona de princesa o reina consorte del pop. Ella es la Gaga del pop. No es Madonna, pero no necesita ser Madonna. No sé si dentro de unos años estará reinventándose, pero ahora mismo está reinvirtiéndose, y eso es esencial. Está utilizando los beneficios que genera para triplicar la calidad de lo que hace, y seguro que eso se notará en un incremento de beneficios mucho mayor. De hecho ya lo está siendo.  Y a los fans, no nos queda más que agradecerle esto. Darle las gracias por haber sacado unos videos como Bad Romance o Paparazzi, agradecerle ese estilismo gotico-punk-pop-rock-emo-indi-…, y quedar eternamente agradecidos porque además de ser artista es una cantante como la copa de un pino. Si hay duda sobre ello no hay más que buscar en youtube alguno de sus acústicos. Además, sin olvidar de que es ella misma quien compone sus canciones. Así que nada: gracias.

Ayer salió a la venta su disco, The fame monster. Reedición de su anterior trabajo con 8 nuevos temas añadidos. En los que, según ella misma, habla sobre los monstruos que ha ido encontrando al viajar por el mundo durante su gira. ¿Por qué no?

de Extreme Makeover: Reconstrucción total

de Extreme Makeover: Reconstrucción total

Cuando no hay nada más en la tele el mejor recurso, fiable al menos a un 80%, es People+Arts. Ya he dedicado unas cuantas entradas a programas de la cadena y uno de los pocos que me queda y que me engancha al televisor es Extreme makeover: Reconstrucción total. ¿Alguien no ha visto alguna vez este emotivo y genial reality? No puedo creerlo! Explicaré de todos modos en qué consiste el programa y el porqué me tiene como una de sus miles de fans.

Los chicos de EM, se dedican a viajar a distintos puntos de los Estados Unidos visitando a familias necesitadas. Normalmente, vecinos o familiares han escrito al programa nominando a familias con problemas en sus casas, para que hagan de protagonistas del reality. Bien, entonces el equipo de diseñadores, liderados por Ty Pennington se presentan en las casas de esta gente que vive en condiciones no adecuadas para sus circunstancias, les revientan la casa y les construyen una nueva en siete días.

El drama está asegurado, una familia con los padres sordo mudos y un hijo autista, una señora con cáncer que tiene adoptadas tres adolescentes enfermas de sida, una familia a los que un constructor les dejó tirados a mitad de obra llevándose su dinero y dejando su casa hecha una ruina… gente desahuciada a la que este programa vuelve a dar una oportunidad.  Un reality para ver con la caja de kleneex cerca y una manera de ver a gente recuperando la esperanza, que siempre es bonito.

Y yo, que además del programa me he hecho fans de la gran Constance Ramos (del equipo de diseñadores), me dedico a pensar que un día me tocará la lotería y podré contratarla para que me haga un cuarto ambientado en la serie de Xena… o en la de Buffy o Embrujadas o del WOW… joer, ¡qué duro es  ser friki!

de Batman Arkham Asylum

de Batman Arkham Asylum

Voy a hablar hoy de un juego al que no he jugado… así estamos. ¿Y cómo se come eso? Pues lo están jugando en casa, y cada vez que Batman aparece en la pantalla, yo me lanzo al sofá a ver cómo va desarrollándose, porque es excepcionalmente bueno. Batman es un comic llevado al juego, con un montón de aventuras y aventuras dentro de aventuras. Los creadores han conseguido que te sumerjas en la historia, pero hasta el fondo. Que cada detalle de las habitaciones sea relevante para ti, que estés ansioso por ver lo que pasa en el siguiente capítulo… vamos, que te sientas Batman sin moverte del sofá de tu casa.

La historia empieza con el hombre murciélago llevando a Jocker, al que acaba de capturar, al psiquiátrico de Arkham. Una vez dentro, mientras observa como Jocker está siendo trasladado, se da cuenta de realmente todo es una trampa. Que Jocker se ha dejado capturar y que su chica Harley Quinn tiene tomado el psiquiátrico. Batman entonces, se adentrará en los rincones más oscuros de la instalación y entrará en el juego de Jocker para darle un final distinto a lo que espera el loco payaso.

Jocker, como enemigo principal y jefe del cotarro, luchará mano a mano contra el murciélago con Poison Ivy, el Espantapájaros, Enigma, el Cocodrilo y la propia Harley.  Y Batman, para luchar contra todos ellos contará con su fuerza, su habilidad y un montón de aparatejos de esos que Bruce Wayne se ha encargado de perfeccionarle. Se nota que quien ha escrito el guión del juego se ha tomado la molestia de leer y estudiar al personaje, no solo a Batman si no a sus enemigos y encima nos hace el regalo de contarnos sus biografías y dejarnos escuchar sus voces mientras relatan sus propias historias.

El modo detective, la necesidad de usar el sigilo, la habilidad de esconderse, la estrategia y los enfrentamientos con el Espantapájaros que permiten trasladarse al jugador a un juego de plataformas, la búsqueda de misterios que Enigma ha repartido por el psiquiátrico, hacen de Batman un juego interesantísimo. Tanto, que un espectador puede disfrutar tanto o más como el que está jugando.

Los escenarios son guapísimos y muy variados, está cuidado absolutamente todo, lo único que para mi gusto se ha quedado un poco corto es la movilidad de Batman, demasiado rígida incluso para el hombre murciélago, y las peleas un poco simples, apenas existen golpes de combo para ejecutar por el jugador. Lo que ocurre es que las peleas están tan bien diseñadas, la animación es tan buena y para nada repetitiva, que se te olvida que estás pegando solo con un botón del mando. Hasta los extras y los desafíos que se van bloqueando encontrando los enigmas (por los que a veces olvidarás que tienes que ir avanzando en el juego) son realmente buenos.

En fin, para mi es uno de los mejores juegos que he visto en bastante tiempo. Mucho más que recomendable, la verdad. ¡Qué gran invento la X-box!

 

de las muñecas rotas, rubias de bote. Parte 2

de las muñecas rotas, rubias de bote. Parte 2

Pues sigamos con las rubias.

 

Pamela Anderson:  No me extraña que Pamela sea una de las más buscadas en google. Lo que no comprendo es por qué no todo el mundo la adora y la obligan a vivir entre algodones para que no pueda pasarle nada nunca y sea eterna. Pamela empieza a dar bandadas por el mundo del famoseo desde muy joven, aunque como todo el mundo sabe la fama le llega gracias a la revista Playboy y posteriormente a su participación en la serie Baywatch. Puede presumir de ser una de las pocas mujeres en el mundo a las que el colágeno en los labios no le queda como si acabase de estampar su cara contra un cristal blindado. Los escándalos de PA han sido básicamente sexuales, con sus videos caseros corriendo por toda la red, sus separaciones de Tommy Lee y sus retornos. Creo de verdad que la gente a veces no entiende su grandeza, por eso no triunfaron Barb Wire ni VIP, pero yo recomiendo no perdérselas, eso sí, hay que verlas con sentido del humor, porque Pamela otra cosa no, pero se ríe muy bien de ella misma y de su personaje.

 

Belén Esteban: ella es grande por sí misma. Al igual que a Pamela, a mi me da en la nariz (no va con segundas) que la gente no le entiende. Y como el ser humano es así y no somos capaces de reconocer cuando algo se nos escapa, pues muchos la critican o le hacen de menos. Ella no, ella si está en la tele y alguien dice algo que no entiende, no se corta y pregunta. Ella es la vecina de todos, la madre de la Yesi, la joven enamorada con el corazón roto, la madre soltera que ha sacado adelante a su niña después de ser abandonada por el hombre. Lo ha vendido todo y lo reconoce, no va de ultrajada por la prensa, ha posado desnuda en el Interviu y cuando le han preguntado que porqué lo ha hecho ha contestado que por dinero, no como tantas otras (todas) que lo hacen por pasta y luego dicen que es cosa del honor que les causa trabajar gran fotógrafo de turno. Belén se ha ganado a pulso estar donde está, como muchos ignorantes dicen, ya no es la ex de Jesulín, ella es la Esteban, y ¡Arriba la Esteban!

 

Victoria Beckam: Pero si VB ha dicho que España huele a ajo, lo sé. Pero si tiene un hijo que se llama Romeo y otro que se llama Cruz, me consta. Lo sé, lo sé, lo sé, lo sé todo, sé todas las cosas malas y reproches que podrían hacérsele, sé que es pija, sé que es lo peor y sé si nos conociéramos nos odiaríamos mutuamente. Y aun así (aunque puede que precisamente por eso), la adoro. Y recomiendo fervientemente el visionado de su documental Victoria Beckham: Coming To America porque si esa no es la manera más grade de entrar a un país, que venga Dior y me cuente cual. Ni los americanos de Bienvenido Mr Marshall…

de las muñecas rotas, rubias de bote. Parte 1

de las muñecas rotas, rubias de bote. Parte 1

Pero eso, ¿cómo se come? Pues no lo sé, no sé cómo justificarme. Pero así es, tengo una debilidad admirativa por ese tipo de mujeres que ha llegado a lo más alto demasiado joven y ha optado por la vida loca en lugar de saber adaptarse al medio. Ahí va una lista de mujeres por las que siento fascinación:

Britney Spears: Britney empezó joven trabajando para la Disney (una gran factoría de muñecas rotas) a los 12 años en un programa de televisión. Pocos años después, a la edad de 17 lanzó su disco Baby one more time. Fue elevada a los altares de la música y se convirtió en una princesa del pop. No mucho después Britney (que ya venía teñida de serie) descubrió los placeres prohibidos de la vida, se drogó, se rapó el pelo, bebió, tuvo hijos y tiró su vida de pequeña virgen por el retrete del bar más sórdido de la ciudad más perdida. Por suerte, sigue haciendo música y es, para mi, la gran heredera del legado de Madonna.   Ahora sueño con verla algún día en directo y poder “decirla”: guapa, no te mueras nunca!

Paulina Rubio: Pao empezó con 10 años, en un grupo de música de jóvenes que son demasiado jóvenes para cantar o hacer otra cosa que no sea ir al cole y jugar con sus amigos. En el año 2000 Paulina toda rubia ella, ficha por la Universal y (avispados ellos) tienen el buen tino de hacer un lanzamiento internacional de su disco Paulina. Así la conocemos el  gran público en España. Bailamos sus canciones mientras ella se dedica a hacer más música y a petardear, a disfrutar de la vida y a hacer unos videos musicales estupendos. Sacó su propia línea de muñecas Barbie, fue pareja de Bofill Jr, airearon sus intimidades, se ha casado con Colate, sus declaraciones suelen ser subversivas… Yo no se si Pao hace apología de las drogas verbalmente, pero no hace falta. Yo la admiro y si no existiera habría que inventarla.

Lindsay Lohan: vale, es pelirroja, pero ellas también tienen sus derechos. Lohan empezó en el mundo del espectáculo a los 10 (lo dicho: ¡viva Disney!) protagonizando un remake de mi película favorita cuando era pequeña “Tu a Boston y yo a California”. A partir de ahí, no es que Lindsay haya hecho mucho más de calidad pero ha seguido en el candelero y además se ha dedicado a quemar su vida en fiestas desfasando lo que ha podido. Se ha hecho fotos en biquini, borracha, ha sido detenida  y es fantástica cuando aparece serena en los fotocalls. Ah! Y se ha teñido muchas veces de rubia.

Paris Hilton: ¿pero también de Paris? ¡No puede ser! Pues sí. Mi admiración por ella es mucho menor a la que siento por las anteriores. No dejo de pensar que Paris es al fin y al cabo un producto bien vendido.  Pero me gusta lo que compro, mientras no tenga que comprar nada y mi papel se limite a verla y aplaudirle en la tele mientras ella sale de bares su perro entre los brazos. ¿Qué ha hecho Paris para saltar a la fama? Pues ser hija de unos señores con mucha pasta y grabarse en video mientras estaba en la cama con su novio.  El video que hizo que saltara a la fama y que se hiciera mundialmente famosa, del que tanto renegó mientras le convenía, fue comprado más tarde por ella misma y dicen que con una alta rentabilidad. Paris ha hecho de cantante, ha protagonizado un reality y ahora mismo tiene hasta una línea de productos que van desde joyas hasta champús de pelo y ¡clubs nocturnos! Parece que más por los asesores que le rodean que por ella misma, Paris está amasando una fortuna que supera con creces a la de sus progenitores. Como dirían en los top 20 del canal Cosmo: ¡te queremos Paris!

Bueno, por hoy ya vale de petardeo. Pero prometo seguir con la lista, porque aun me quedan muchas jóvenes maravillosas en el saco de las admiradas, con productos patrios y todo. ¡Qué le vamos a hacer! Cada uno tiene sus rarezas…

de The Guild

de The Guild

The Guild es una serie de frikis, hecha por frikis. Pero no de esas que puedes ver si no eres un friki (en este caso de los MMORPG), si no una de esas duras y llenas de referencias a juegos como el WOW. Bueno, quizá ese tipo de gente (rara) que no tiene una vida alternativa on line, pueda encontrarle algún encanto a la serie, no se (no se como esos especímenes extraños pensarán), pero desde luego, para disfrutarla en su totalidad ha tenido que estar uno enganchado a algún juego de este tipo. The Guild es la historia de una hermandad, Los caballeros del bien y sus miembros. Codex, interpretado por la adorable Felicia Day (que es además de la prota , la creadora de la serie) sacerdotisa sanadora, Zaboo gnomo brujo, Clara gnoma maga, Bladezz que es el pícaro, Vork guerrero (¿paladín?) y Tinkerballa cazadora. Todos ellos, llenos de muchas y variadas disfunciones personales y sociales, además de la que todos comparten… estar enganchados al WOW.

La historia empieza un día en que suena el timbre en la casa de Codex, cuando abre se encuentra en la puerta con Zaboo. Bueno, con Zaboo y su maleta. El chico, (que está perdidamente enamorado de ella) se ha marchado de casa y animado por lo que él ha pensado que eran guiños en el chat de hermandad y coqueteos, lo ha dejado todo (aunque tampoco tuviera mucho que dejar) y ha decidido mudarse a vivir con ella. Zaboo es un chico insistente y Codex tampoco tiene una personalidad arrolladora, así que sin saber ni como ni cuando, el brujo se instala en su casa y ella, totalmente abrumada, decide acudir a las únicas personas que tiene en el mundo… sus colegas de hermandad. Y organiza una quedada. Además, el pícaro de la guild, ha sido expulsado del servidor por gritar “maricón” en el canal de comercio, así que todos deciden aceptar reunirse para tratar todos los temas en persona.

Vork, el guild master, resulta ser un señor cuarentón con una vida un tanto sórdida. Vive de seguir cobrando la pensión de su abuelo que murió ya hace años. Tinkerballa es una joven un tanto déspota, adicta a todos los tipos de videojuegos (una mujer pegada a un PC), Clara tiene marido y tres hijos a los que descuida por su adicción al wow y Bladezz es un chaval de instituto inmaduro al que le encanta poner en aprietos a Vork, que es un loco amante del orden y la disciplina.

Así, capitaneados por la gran Codex, estos 6 personajes comparten y se escupen sus neuras unos a otros, se soportan y muy en el fondo (y porque no les queda más remedio) se quieren.

The guild nace de Felicia, que estuvo enganchada al wow durante 2 años completos. Un día se planteó que estaba perdiendo años de su vida por el juego y para suplir el “mono” cuando lo dejó, decidió hacer esta serie.  No es gloriosa, pero es divertida, y si has estado en una guild, los personajes están fenomenalmente dibujados, con alguna que otra exageración pero quizá no tantas.

En fin, que merece la pena si eres wowero te echas unas risas y además (no se bien porque) engancha mucho. Por no hablar de la prota, a la que te llevarías de healer a Yogg Saron sin pensártelo dos veces. La serie tiene de todo, caídas de servidor, bosses, comercio, subasta, ninjeo…

Por cierto,  puede seguirse en youtube (tiene canal popio) o  descargarse a través de la X-box. En inglés con subtítulos en castellano. Próximamente… la tercera temporada y altamente recomendable ver el vídeo musical “Do you wanna date my avatar”, canción compuesta e interpretada por Felicia Day (lo dicho, a Yogg-Saron) y video de Whedon. ¿Se puede pedir más?

del señor Kender

del señor Kender

El señor Kender, es un señor pequeño y grande a la vez. No es que sea una combinación fácil de encontrar, pero en cuanto le conoces te das cuenta y quieres ser su amigo. El señor K es un señor fan, no como esos fans de pega que se hacen un blog y ya creen saberlo todo de una serie, no señor, él lo sabe todo. Y si no lo sabe, sabe donde encontrar las respuestas. El señor K es un amigo de esos que salen en las novelas de ciencia ficción, de los que se ponen delante si vas a recibir un disparo o te hacen reír el peor día de la semana.  El señor Kender, leyó una vez la palabra nobleza y la robó. 

Con el señor Kender puede usted sentarse a departir toda la tarde sobre cualquier aventura, en ficción o en realidad. Lo que hace a este kender distinto del resto es que cuando te cruzas con él, puedes terminar con los bolsillos llenos de cosas que no habías traído.   El señor Kender, tiene una familia kender, es lo suyo. El señor Kender dibuja a menudo mapas de sitios que nunca existirán, pero que él visita habitualmente.  Cada vez que el señor Kender peina su copete, se le caen al suelo 20 ó 30 ideas.

El señor Kender es el mayor y mejor xenite del universo, aunque yo siga creyendo que no hay nadie más xenite que yo. Al señor Kender le gusta leer y enamorarse, construir tejados de casas que nunca se harán, soñar despierto y dormido, caerse (encontrar una moneda de 5 pesetas, guardarla) y volverse a  levantar. El señor Kender tiene en su corazón un hueco para cada uno de nosotros, allí hay siempre café y una caja sin fondo de pastas con mermelada.

 

… y claro, yo soy su fans.

de Dollhouse

de Dollhouse

Este fin de semana me he visto la primera temporada de Dollhouse. He estado dudando si meter esta entrada en el blog, porque aun no estoy segura de si voy a hacerme fans de la serie o no. No sé siquiera si me termina de gustar de todo, de hecho. Leía en el blog de BEH, que suele coincidir bastante con mis gustos televisivos, que básicamente la serie tiene dos pequeños grandes fallos con los que nos encontramos los fans de Buffy al visionar la nueva obra de Whedon:

-          Que Dollhouse no es Buffy

-          Que Elisa Dushku no sale haciendo de Faith.

Lo que me recuerda a una gran afirmación que hizo Dalí en su día y que encontré en el blog del caricaturista Omar Orons el otro día: “Solo hay dos cosas malas que pueden pasarte en la vida, ser Pablo Picasso o no ser Salvador Dalí”.

Efectivamente, los dos puntos recogen un mucho lo que un fan de Buffy tiene en las tripas mientras ve la serie, pero no es lo único. Y evidentemente, que nos haga tener esa sensación significa muchas cosas, como por ejemplo que Dollhouse no está a la altura.

Mini resumen: tu eres un señor desgraciado por una o varias cosas en tu vida. Vas a un sitio, firmas un contrato y te vacían la memoria, hacen desaparecer tu personalidad y te vuelves una concha vacía (¿no recuerda un poco esto a Ángel y el final de Fred?). Te quedas en modo abubilla mongola paseando por una casa y ejercitándote hasta que llega algún señor rico y paga por tus servicios como: prostituta, novia a la carta, superheroína, detectiva, profesora o torera… Una vez completa la misión, te vacían de nuevo y vuelta a empezar.

Whedon podría haber decidido elegir a 12 (la primera temporada tiene 12 episodios) treintañeras de buen ver de esas que parecen veinteañeras para protagonizar cada episodio, pero no. Whedon eligió a la gran Faith (la no tan gran Elisa Dushku) para protagonizar una serie sin protagonistas.

Ella (aka Echo) parece ser un espécimen algo especial, como ya hubo otro anteriormente que les salió rana (y que se presenta como malo de temporada). ¿Por qué es ella especial? Porque dicen que es capaz de salirse de su “impronta” (<- asi llaman a las personalidades que les imponen) y actuar por sí misma, bajos su propio criterio. Y digo que es lo que dicen, porque yo por mucho que me he fijado, me parece tan normal como los otros muñecos que habitan la casa. Puede que en algún episodio recuerde alguna cosa, si, pero vamos nada que no sea explicable por la mierda que le han metido en la cabeza. Además, en el episodio siguiente, todos los recuerdos y aquello que podría hacerla algo especial, desaparecen.

Echo no engancha, y Caroline (la antigua personalidad de Echo) tampoco. Eso sí lo comparte con Buffy, la protagonista me resulta entre todos  los personajes habituales el menos interesante e incluso algo pesadita y un tanto aburrida. No nos engañemos, los secundarios tampoco son una maravilla en Dollhouse. Para mi gusto se salvan Sierra, muñeca compañera de Echo y la doctora Saunders (Amy Acker-Fred en Ángel).

 

Otro de los problemas de la serie, es su constante alusión directa o indirectamente sobre la doble moral en el tema de los muñecos humanos. Si, si, ya… a todos nos parece muy mala idea, sí, en el episodio 4 ya me plantee si no somos todos realmente muñecos, en el 5 también me plantee si yo contrataría algo así y no me dije rotundamente que no, vale, sí, el ser humano es impredecible, a veces despreciable, que sí. Pues eso, que en el episodio 11, el tema ya cansa. Además de que me veo en la obligación moral de decirle a señor Whedon que está corriendo el grave peligro de empezar a hacer muñecos donde no los hay. Y que si se repite mucho esta fórmula terminará por aburrir y dejar de sorprender… como ya está pasando.

Y para terminar, pues el final, claro. Un buen fin de serie pero no un buen final de temporada.

Sin embargo, no puedo decir que la serie sea mala, ni puedo decir a la gente que no la vea, porque a pesar de todas las críticas que he vertido,  estoy deseando que salga la segunda temporada para seguir hacia donde lleva todo esto Joss.  Quizá lo que haya que hacer para apreciarla bien es no empezar a verla con las expectativas muy altas y dejar que nos vaya sorprendiendo.

Si alguien se anima, que cuente cómo le ha ido a él.

de mi familia televisiva

de mi familia televisiva

Le robo este meme tan divertidillo a Bryan E. Hyde. Esta sería mi familia televisiva, no ha sido nada fácil, en serio:


Mi madre: Sarah Connnor

Aunque yo la que quiero es a la Sarah Connor de la película, a la que interpreta la grandísima mujé Linda Hammilton, haré un poco de trampa y me quedaré con Lena Headey (está bien, me conformo) y Linda, dos por una…


Mi padre: Finn Tutuola (Ley y orden SVU),

No se, creo que me gustaría tener un padre chungo reformado que me contara como funciona de verdad la vida en el Bronx. Y creo que  a Sarah le gustaría.

 


Mi hermana mayor: Prue Halliwel (Charmed).

Porque eso significaría que yo también sería una embrujada y porque no ha habido una hermana mayor mejor que ella en la tele, jamás.


Mi hermana pequeña: Gabrielle (Xena).

¿Por qué la pongo aquí? Bueno, es que no hay apartado de “amante”… jajaja (me parece que en esta familia iba yo a crecer con muchos traumas) Me despierta ganas de protegerla.

 

 

Mi abuela: Dorothy Sbornac (Las chicas de oro)

Creo que está claro, para que Sofía fuera mi bisabuela y para ir los fines de semana a comer pastel de chocolate a su casa en su cocina, con sus amigas.


Mi abuelo: Bradford Meade

Para poder vivir todo lo que pasa en la revista Moda desde arriba, aliarme con mi abuelastra Wilhelmina y ser mala. Luego volverme buena, y planear sobre el futuro de nuestra revista con la tia Alexis.

 


Mi tía enrollada: Nikita (Nikita).

Así toda moderna ella y tan misteriosa.


Mi mujer: Olivia Benson (Ley y orden SVU).

¿Que por qué? Pues porque no se me ocurre un porque no.

 


Mi hija: Tori Spelling (so noTORIus)

Absolutamente todo lo que paría Aaron era fantástico. Así como no hay hermana como Prue, para mi la hija por excelencia en el mundo de la tele es Tori.


Mi mejor amigo/a: Xena (Xena WP).

Sería la novia de mi hermana pequeña. ¿Cómo iba a negarse a que las acompañara en alguna aventurilla?

Otro amigo/a: Anya (antes Anyanka) (Buffy).

Me imagino charlas con ella hasta las mil de la madrugada, sin parar de reír ni de reflexionar sobre su cruda manera de ver las cosas. O de contarlas sin maquillaje.


Mi médico: Maca (Hospital central).

No me suelen ir mucho las series de médicos. Así que no conozco muchos, y puestos a elegir pues me quedo con ella. Es un poco pediatra, pero bueno oyes, yo tengo algo de síndrome de Peter Pan.


Mi jefa: Angela Montenegro (Bones).

Porque quiero una jefa enrollada y encantadora, para variar un poco.

Mi mascota: Mordisquitos (Futurama).

Sin duda alguna, la mejor mascota del mundo. ¿O hay algo más mono en la tierra que este bichito?

 

 

de mi trabajo (¡ja!)

de mi trabajo (¡ja!)

Tengo, además de muchísimo trabajo, una carpeta con una serie de fotos que he ido compilando a lo largo de todos estos años. No tengo muchas, procuro solo guardar las mejores. Hay un montón de gente entre ellas y muchos dibujos. Como apenas tengo tiempo de hacer casi nada, y la verdad es que hace mil años que no actualizo, contaré lo que contiene. Más que nada porque no es muy largo y ahí también hay mucho de fan.

Véase: Un dibujo de 4 caballos, uno de cada color: negro, marron, blanco y crema. Dos fotos de Lena Headey (300) , una haciendo de Sarah Connor y la otra en la presentación de Rosas rojas. Una foto de Bea Arthur y Angela Lansbury juntas. Varias de la agente Benson (L%O: SVU), la verdad es que bassstantes. Otra de Aurora Beltrán. Un dibujo de un muñeco que le pide un abrazo a otro, y otro de dos abrazándose. Angelina Jolie en Wanted, la portada del disco de Soraya. Un dibujo de un buzo metido dentro de una botella y naufrago en el mar. Yo misma en un carnaval ridículo en el que me vestí de coplera. Una fotillo de una diadema en la que pone: Oigo voces, y tu no les gustas (regalo de mi colega Vir). Un señor en blanco y negro gritando y mirando al cielo. Fotazo de Dita Von Teese atada a una silla, una de Nina Hagen. Un dibujo (wallpaper) de una orca del wow, que pensaba utilizar en un “proyecto” que no se si llegaré a terminar. A Madonna y a Christina Aguilera besándose ¿por qué la gente solo le dio importancia al de Britney? Una viñeta de Watchmen en la que se ve a Rorshach lanzando al suelo la chapa del comediante. Una captura de pantalla de cuando matamos a Malygos por primera vez en el WOW. Un dibujo de un moñaco con un corazón en la mano en el que se lee: ¿Alguien lo quiere? Yo ya no lo necesito. A Xena, a Gabrielle, a Xena y Gabrielle.

 

Y eso es todo. Que no es poco…

Me ha costado decidir cual ponía en el post… y al final ELLAS han hablado. Pues eso, que de muestra, un botón.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de Xena (en DVD)

de Xena (en DVD)

Por fin, años después, muchos, todos, la Universal se ha decidido a sacar Xena en DVD. El día 27 de agosto es el lanzamiento... Y yo me se de unos cuantos que ese mismo día harémos saqueo a la cuenta corriente. Supongo que irá sin extras y con la serie pelada (y gracias).

A pesar de todo: ¡VIVA AL FIN!

de Watchmen

de Watchmen

Creo que voy a cometer un gran sacrilegio para/con el mundo del cómic (o novela  gráfica, que ahora está más de moda y queda más chic). Acabo de terminar de leer Watchmen. No puedo decir que no me haya gustado, porque lo ha hecho, ni que sea aburrido, porque he estado a ratos enganchadísima, pero si tuviera que definir la sensación que me ha quedado al final sería difícil. Quizá podía comprarse con la sensación que uno tiene al ver un cuadro de Agapito II en el Museo del Prado, lo miras, lo analizas y piensas: ¡Qué bien hecho está!  Y pasas al siguiente. El autor ha cuidado todo, la técnica, la iluminación, cada una de las líneas, los colores, es innegable, incluso el tema es perfecto, pero pasas enseguida al siguiente. Sin embargo, llegas a la sala de las Meninas y de repente se te encoge el corazón, los personajes se salen del lienzo, cada una de las miradas está contando una cosa, podrías pasar una mañana analizando cada uno de los detalles y seguir emocionada durante todo el rato. Y con Watchmen no me ha pasado eso.

Leyendo análisis del cómic por la red me doy cuenta de que hay muchas cosas que se me han escapado, miles de referencias, homenajes, citas y guiños. Quizá las pretensiones de los autores por incluir todo esto, les hayan llevado a escribir algo poco emotivo y demasiado guiado. Entiendo que escribir Watchmen debió ser una dura tarea de documentación y les costó un gran esfuerzo y el resultado es perfecto, pero quizá ese sea el problema.

Watchmen empieza con el asesinato de un ex miembro (el Comediante) de un supergrupo formado en los años 70 y compuesto por un grupo de hombres sin superpoderes (excepto uno de ellos) y con ganas de ejercer de vigilantes de la ciudad de Nueva York.  A raíz de este asesinato y de otra serie de indicios, el único miembro que todavía sigue en activo ejerciendo de justiciero (Rorschach), decide investigar el asesinato, y va visitando a sus antiguos compañeros: el Dr Manhattan (una especie de hombre atómico) y su mujer Espectro de seda, Búho nocturno y Ozimandias.

Que la vida de todos y cada uno de ellos es triste y un tanto penosa, es algo que queda claro en cuanto uno empieza a conocerlos, y es algo que los autores se empeñan en repetir una y otra vez por activa y pasiva, a veces hasta la saciedad. Sin embargo no se llega a profundizar en ninguno de ellos, si acaso un poco más en Rorschach, pero en mi humilde opinión se presentan unos personajes muy interesantes que al final terminan quedándoseles grandes. Personalidades sin definir. Son héroes y antihéroes a la vez, sin ser ninguna de las dos cosas.  No hay psicología en ellos, yo no les veo ex superhéroes, ni los veo tan acabados, ni tan patéticos como quieren vendernos a veces ellos mismos con sus diálogos, quizá Rorschach sea la gran excepción pero, por ejemplo, Buho nocturno se empeña todo el rato en repetir cosas como: que penosa es nuestra vida y que pervertidos somos. Pero luego no se comporta como un perdedor, ni si quiera como un ex superhéroe, es un tío más de la calle con una nave en su garaje. Por no hablar de Espectro de seda, cuyo papel en la historia aun no me ha quedado claro. Parece que es mucho más importante en la vida de todos de lo que se nos cuenta, pero tampoco se refleja bien en la historia y al final termina por rechinar alguna de las viñetas en las que ella aparece. Y por supuesto, el Dr Manhattan, que se les va de las manos por completo. Es decir, a mitad de historia los personajes te la soplan. Si viven, si mueren, si hacen algo o si se pegan la tarde tomando cervezas.

La realidad alternativa que presenta la historia plantea la inminente llegada de una guerra nuclear entre los Estados unidos y Rusia. También poco creíble. La ambientación no me resulta ni mucho menos lograda, no he tenido en ningún momento la sensación de miedo y/o angustia que podría provocarme algo así en el mundo real, ni la he notado en las gentes de la Nueva York alternativa de Watchmen. El cómic dentro del comic: una buena historia pero con final previsible, quizá demasiado larga y con muchísimas pistas sobre lo que va a pasar, para que te sorprenda cuando sucede.

Sin embargo es innegable que es una obra de arte, hay que leerla sí o sí y disfrutar de todo lo buenísimo que tiene. Y por supuesto no dejar de ver la película, porque sin tantas pretensiones es una adaptación genial. Insinúa lo que es cada personaje, no lo da todo mascado. En mi opinión, han hecho una adaptación perfecta, eliminando lo que sobraba y aprovechándose de lo bueno del cómic, que es sobre todo una genial idea y unos personajes a los que se les podía sacar un partido enorme. Un final maravilloso y un epílogo sublime, que te dejan mucho margen para sentarte y ponerte a pensar.

Vamos, que aunque se pueda deducir lo contrario, estoy encantada con Watchmen, película y cómic.

de Ana María Navales

de Ana María Navales

Hoy dice el periódico que ha muerto una mujer que conocí, que ha perdido en su campo el Atletic y que ha amanecido nevando en París...

:-(

 Edito este post, porque estaba hoy dandole vueltas a nada y me ha venido a la cabeza un día, en clase, cuando estábamos estudiando a Becker, y Ana trajo este poema:

¡Los suspiros son aire y van al aire! /¡Las lágrimas son agua y van al mar! /Dime, mujer, cuando el amor se olvida /¿sabes tú adónde va?

Nos dijo que nos daba unos días para pensar una respuesta. Yo no se si alguien más le dio vueltas al tema, pero yo que soy muy de pregunticas lo tuve en la cabeza varios días, en silencio, eso si (por eso creo que aun conservo algún amigo). El tema ya no volvió a salir en clase, y un día por los pasillos le pregunté que cual sería su respuesta. Ella me miró y me dijo: el amor, si es amor, nunca se olvida. 

 

de Sergio del Molino

de Sergio del Molino

Esta tarde repito en la fnac. El autor de mi blog favorito, va a publicar su primer libro. Y ahí estaré cual groupie, a las 7:30 esperando con el libro entre mis manos, para que me eche una firma como si fuera una carpeta forrada con fotos de l Pitt y la Jolie.

El señor del Molino es un tío comprometido, aunque a veces vendería su alma (y la de sus más allegados) por una jarra de cerveza. He oído que fuma puros y bebe coñac en los clubs de fumadores  ingleses, aunque creo que sus cigarros favoritos son de marca Apple y los comparte con su colega Marv en los clubs de striptease de Sin city. Dicen que Sergio del Molino es periodista, y que escribe en el Heraldo de Aragón, aunque he oído varios rumores sobre que en realidad tiene su residencia habitual en un suburbio de París y ejerce de detective privado mientras su vida se consume en un mar de whisky y bourbon. Y que para sacarse un sobresueldo los fines de semana trabaja en una empresa de paquetería llamada Planet express.   Que adora leer a Cortazar mientras escucha a las Vulpess a todo trapo. Que le ofrecieron ser integrante del grupo Leño, pero que tuvo que renunciar porque tuvo que sustituir a El predicador acompañando asesinos al infierno cuando este se ganó unas pequeñas vacaciones. Que adora las calles de Nueva York, pero si se le quiere encontrar cuando se pierde, hay que buscarle en el sitio más recóndito de la tierra ¿Nueva Zelanda? No, Albacete. Son muy nombradas sus cineforums sobre la Nouvelle vague, que se hacen cada jueves para un grupo selecto de invitados y, cuenta la leyenda, que solo se han cancelado dos veces desde que empezaron: la primera cuando del Molino viajó al Belgrado Arena para asistir al festival de Eurovisión y el día en el que se emitió por televisión por primera vez el episodio de Star Wars de Padre de familia.

Todo eso dicen que es Sergio del Molino. ¿Cómo no voy a estar nerviosa al ir a conocerle en persona esta tarde?  Rumores aparte, lo que es cierto es que SdM ha publicado un libro titulado Malas influencias, que se presenta esta tarde, y que tiene una pinta buenísima. Yo no me lo perdería.

de Aurora Beltrán (live)

de Aurora Beltrán (live)

Been there!

Al fin, mil años después, tiempo después de Tahures Zurdos, por fin he podido escuchar a Aurora Beltrán en directo. Fueron solo unas pocas canciones, para presentar su disco que ya salió el año pasado. Un tanto afónica, porque no podía ser todo perfecto, Aurora cantó unas cuantas canciones de su disco Clases de baile. Y yo, en un huequecito de la sala, que estaba a rebosar, me emocioné muchísimo. Porque son, como digo, muchos años de escuchar una voz que me ha acompañado en momentos de mi vida malos y buenos. En situaciones de las que pensaba que no iba a poder salir del agujero y en otras en las que me he sentido fuerte, y sus canciones han reforzado el sentimiento.

Estuvo muy  divertida y a pesar de su afonía, dio la talla. Solo espero que esta haya sido la primera de unas cuantas. Compré el disco, que amablemente me firmó a mi y a muchos otros que nos pusimos a la cola. La gente estaba emocionada, los que iban delante de mí se pararon y le contaron un trocito de su historia con ella.  

Y después ya en mi casa, comprobé que  el disco merece mucho la pena, que Aurora sigue siendo una mujer con todas las letras, con ganas de seguir contando las cosas como ella las entiende y con ganas de luchar y contar lo que ha luchado. Y yo, sinceramente: agradecida.

de ¡No te lo pongas!

de ¡No te lo pongas!

Mientras en la web de People+arts hacen publicidad de LA Ink, con Kat VonD al frente de un equipo de tatuadoras que a juzgar por la web, son auténticas pin-ups, yo me he enganchado a “No te lo pongas”. Quien me lo iba a decir. A mi, precisamente a mi, que tanto he renegado siempre de la moda. Pero me encanta, estoy fascinada con este programa en el que se dedican a humillar a gente que viste como yo.

 

Los presentadores, Stacey London y Clinton Kelly, son esas dos compañeras de trabajo (o de cole, o de universidad…) que siempre andan cuchicheando entre ellas, examinando como va la gente vestida y poniendo verde a todo el mundo. Gracias a ellos, sabemos lo que han estado esas arpías diciendo de nosotros durante todos estos años. La diferencia es que ellos reciben dinero a cambio de decirle a la cara a la gente todo tipo de maldades relacionadas con su aspecto. Eso sí, luego les dan consejos de mejora y dinero, que no está mal. Pero les obligan a gastárselo en ropa.

 

Imagínense, salen ustedes de casa, con su familia, van al teatro con sus amigas o alguna situación similar, y de repente ahí están los dos supergurús de la moda, dispuestos a criticarte y a cambiar tu vida. Encontrártelos en cualquier parte, significa:

 

1 Que toda tu familia y amigos piensan que eres un/a hortera y que tu imagen es penosa.

2 Que un equipo de gente que entiende de estas cosas te ha elegido entre millones de personas que han enviado solicitud, entre los 20 más deplorables para rellenar una temporada.

3 Que van a reírse de ti, sin parar.

4 Que van a humillarte.

5 Que van a tirar hasta la última cosa de tu armario, sin importarles si tiene significado para ti o no.

 

Eso sí, luego vas a poder salir de compras (yujuuu) por NY (yujuuu pero este de verdad) y vas a terminar echo un pincel. Con el pelo de peluquería y los pinturetes a costa de la tele.

 

Me encantan los presentadores, que a pesar de su glamour, son dos petardas criticonas como la copa de un pino. Adoro al peluquero y a la maquilladora, que suelen ser los culpables del 80% del cambio, mucho más que los trapillos nuevos que compran los protagonistas. Y he de reconocer que la gran mayoría de las veces, los resultados son bastante buenos. A veces creo, que en el fondo de mi corazón, lo que me gustaría es ser tertuliana en el programa de Ana Rosa… ¡con lo que yo he sido!

del WOW (y 2)

del WOW (y 2)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de Alita

de Alita

Estaba el sábado pasado de bares y una amiga se empeñó en presentarme a sus amigos “frikis”. “Son frikis como tu”, me decía ella, “hasta juegan online”. Al final, los amigos frikis resultaron ser amigos informáticos, porque no leían cómics, no veían series y ni siquiera tenían merchandising en casa, solo sabían arreglar ordenadores. Aun así el chico, por tratar de agradar me dio el título de un par de series manga, y a mi que no me va mucho lo del cómic japonés y tampoco tenía muchas ganas de hacer amistad, me dio por sonreír y mirar las botas rojas que me ha regalado mi hermana por Navidad. El caso es que perdí un amigo gafapasta, pero a cambio vino a mi cabeza la serie de Alita, ángel de combate.

 

Alita es el único manga que ha conseguido conmoverme, interesarme y engancharme. Por supuesto está lleno de características manga como peleas que parece que jamás terminan, protagonistas que se levantan después de que les haya caído un edificio completo encima, atemporalidad, cyborgs y lentitud. Pero hay algo distinto en su protagonista, en sus guiones y también en el dibujo.

 

Alita vive en el vertedero de la ciudad de Tiphares, donde los habitantes de la ciudad vierten los despojos y la basura. Y vive, porque un día el doctor Ido encuentra su cerebro tirado por ahí y decide reconstruirlo, darle un cuerpo y activar su cabeza otra vez. Ella apenas recuerda quien era ni para que fue construida, poco a poco Alita se irá descubriendo como una guerrera que posee unas técnicas espectaculares de combate. Y así, tratando de descubrir su pasado, le tocará pelear con diversos enemigos… incluso enfrascarse en una deporte absurdo, el rollerball, números en los que el cómic pierde bastante interés, al menos para mi. Pero bueno, su lucha, los sueños de abandonar el vertedero y llegar a la ciudad, su búsqueda y el mundo que la rodea, tiene mucho que ver con el nuestro y a veces poco con la ciencia ficción. Supongo que por eso despierta tantas cosas en una cuando lo está leyendo. Unos protagonistas, que se convierten de un momento a otro en antagonistas y unos enemigos que provocan odio pero otras muchas veces lástima. Una heroína que no siempre gana, pero tampoco todo lo contrario. Vamos, un cómic genial, a pesar de ser lentito.

de El guerrero rojo.

de El guerrero rojo.

Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que he leído por la red: la película El guerrero rojo, es un cúmulo de despropósitos. Empezando por el reparto, pasando por decorados, ambientación, guiones… salvando únicamente la música (bueno, la salvo yo, que algunos ni eso). Pero a mi me encanta. Alimenta esa parte de mi que tan fascinada se ve por las películas de serie que van de la C a la Z, y que tan poco cultivo porque ya tengo yo bastante con lo mío como para meterme en más cosas.

 

El guerrero rojo es una oda al cartón-piedra y a las cutre-maquetas. Por si alguien no conoce la historia de esta chica pelirroja tan moderna y yeyé, haré un mini resumen, para variar. Siempre de la película, eso que quede claro, ya que este personaje viene del cómic y no he tenido el placer de seguirle la pista en el papel.

 

La reina Gedren, que es en este caso la némesis malamalisima de Sonja, mata a la familia de la pelirroja protagonista. Y ella, animada por una visión que le concede unos ciertos poderes para luchar, se pone en camino para llevar a cabo una venganza mutilando a todo aquel que se le ponga delante. No tanto como la Novia de KB abajo mencionada, pero cercenando cabezas a tutti. Al principio parece que ella le tiene como asquete a los hombres, y la hacen prometer que para conservar sus poderes no deberá enamorarse nunca de un hombre que no pueda ganarle en combate. Hasta aquí todo va bien (más o menos).  Pero por el camino se encuentra al gran guerrero Kalidor, que es Chuachi, en la época que cortaba cabezas con la espada a los malos (ahora les pone inyecciones) y con un niño-príncipe de cuyo nombre no quiero acordarme estúpido e insoportable, que se dedica a maltratar al único esclavo que le queda vivo (y que viste de una manera tan absurda como él), tras el paso de la malamalisima Gedren por su reino.

 

A partir de ahí, todos empiezan a hacer cosas absurdas y sin mucho sentido, vease:

 

Kalidor y Sonja pelean de repente cuando no viene a cuento y sin sentido. Supongo que, por la cosa de que ella quiere perder y pillar cacho.

Luchan contra una maquina con forma de dragón japonés que está bajo el agua estancada de una cueva, del que solo se ve la cabeza, y que luego utilizaron para poner en el primer vagón del Dragon-Khan.

Sonja reprende al niño sin parar, en lugar de cortarlo en dos partes, que es lo que quiere todo espectador.

 

Y así hasta que llegan al templo, donde se encuentra la mala y empieza el despliegue cutre pop de la película, que no es que antes no hubiera pero en esta parte lo meten en dosis exageradas. Sonja que intenta cargarse la mala que es medio maga, medio guerrera, medio mongola. La Gedren le tira los tejos a Sonja, mientras ella, que espabilada tampoco es, no se entera de que es mejor hacer el amor y no la guerra y la persigue por todas partes soltando mandoblazos al aire mientras ella se teletransporta. Mientras, el niño repelente y el gordito bonachón buscan una manera de salir del templo, porque al entrar se les cierra la puerta (que tiene detector de movimiento), eso o que algo había que buscar para meter al niño (que nunca debió aparecer en la peli, porque es un absurdo) durante las escenas finales. Y Kalidor, pues por ahí está ¿a quién le importa?

 

Todas las escenas del templo son un delirio de colorido, con habitación llena de velas incluida, lo que me hace pensar que el cartón-piedra no es inflamable. Los vestidos todos exageradamente dorados y mezclando colores chillones. Si la historia termina con Sonja y Kalidor arrimando cebolleta, lo dejaré en el aire, aunque sea previsible la respuesta no quiero romper esa parte de “encanto” que tiene la película y que tanto desasosiego provoca durante el visionado al espectador.

 

Para mi la peli no tiene desperdicio, eso sí, puede llegar a decepcionar a la gran mayoría. Otro día le dedicaré un post a Superwoman y Flash Gordon, las películas. Que son del estilo: de las que empiezas y no puedes moverte hasta que terminan, no por el guión si no por ver el siguiente cutre-paso que el director tenga a bien regalarnos.

 

Ah, por cierto, van a hacer un remake con Rose McGowan, y yo como la adoro (aunque siempre he sido mas de Prue) y me chifla la peli original, no pienso perdérmela. Esperemos que sea, al menos, la mitad de cutre. Y que ella lo haga tan horrosamente mal como la Nielsen (que gran mujer). Me daré por satisfecha.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres