Blogia
Soy fans y me he hecho un blog.

Leo algún tebeo

de Watchmen

de Watchmen

Creo que voy a cometer un gran sacrilegio para/con el mundo del cómic (o novela  gráfica, que ahora está más de moda y queda más chic). Acabo de terminar de leer Watchmen. No puedo decir que no me haya gustado, porque lo ha hecho, ni que sea aburrido, porque he estado a ratos enganchadísima, pero si tuviera que definir la sensación que me ha quedado al final sería difícil. Quizá podía comprarse con la sensación que uno tiene al ver un cuadro de Agapito II en el Museo del Prado, lo miras, lo analizas y piensas: ¡Qué bien hecho está!  Y pasas al siguiente. El autor ha cuidado todo, la técnica, la iluminación, cada una de las líneas, los colores, es innegable, incluso el tema es perfecto, pero pasas enseguida al siguiente. Sin embargo, llegas a la sala de las Meninas y de repente se te encoge el corazón, los personajes se salen del lienzo, cada una de las miradas está contando una cosa, podrías pasar una mañana analizando cada uno de los detalles y seguir emocionada durante todo el rato. Y con Watchmen no me ha pasado eso.

Leyendo análisis del cómic por la red me doy cuenta de que hay muchas cosas que se me han escapado, miles de referencias, homenajes, citas y guiños. Quizá las pretensiones de los autores por incluir todo esto, les hayan llevado a escribir algo poco emotivo y demasiado guiado. Entiendo que escribir Watchmen debió ser una dura tarea de documentación y les costó un gran esfuerzo y el resultado es perfecto, pero quizá ese sea el problema.

Watchmen empieza con el asesinato de un ex miembro (el Comediante) de un supergrupo formado en los años 70 y compuesto por un grupo de hombres sin superpoderes (excepto uno de ellos) y con ganas de ejercer de vigilantes de la ciudad de Nueva York.  A raíz de este asesinato y de otra serie de indicios, el único miembro que todavía sigue en activo ejerciendo de justiciero (Rorschach), decide investigar el asesinato, y va visitando a sus antiguos compañeros: el Dr Manhattan (una especie de hombre atómico) y su mujer Espectro de seda, Búho nocturno y Ozimandias.

Que la vida de todos y cada uno de ellos es triste y un tanto penosa, es algo que queda claro en cuanto uno empieza a conocerlos, y es algo que los autores se empeñan en repetir una y otra vez por activa y pasiva, a veces hasta la saciedad. Sin embargo no se llega a profundizar en ninguno de ellos, si acaso un poco más en Rorschach, pero en mi humilde opinión se presentan unos personajes muy interesantes que al final terminan quedándoseles grandes. Personalidades sin definir. Son héroes y antihéroes a la vez, sin ser ninguna de las dos cosas.  No hay psicología en ellos, yo no les veo ex superhéroes, ni los veo tan acabados, ni tan patéticos como quieren vendernos a veces ellos mismos con sus diálogos, quizá Rorschach sea la gran excepción pero, por ejemplo, Buho nocturno se empeña todo el rato en repetir cosas como: que penosa es nuestra vida y que pervertidos somos. Pero luego no se comporta como un perdedor, ni si quiera como un ex superhéroe, es un tío más de la calle con una nave en su garaje. Por no hablar de Espectro de seda, cuyo papel en la historia aun no me ha quedado claro. Parece que es mucho más importante en la vida de todos de lo que se nos cuenta, pero tampoco se refleja bien en la historia y al final termina por rechinar alguna de las viñetas en las que ella aparece. Y por supuesto, el Dr Manhattan, que se les va de las manos por completo. Es decir, a mitad de historia los personajes te la soplan. Si viven, si mueren, si hacen algo o si se pegan la tarde tomando cervezas.

La realidad alternativa que presenta la historia plantea la inminente llegada de una guerra nuclear entre los Estados unidos y Rusia. También poco creíble. La ambientación no me resulta ni mucho menos lograda, no he tenido en ningún momento la sensación de miedo y/o angustia que podría provocarme algo así en el mundo real, ni la he notado en las gentes de la Nueva York alternativa de Watchmen. El cómic dentro del comic: una buena historia pero con final previsible, quizá demasiado larga y con muchísimas pistas sobre lo que va a pasar, para que te sorprenda cuando sucede.

Sin embargo es innegable que es una obra de arte, hay que leerla sí o sí y disfrutar de todo lo buenísimo que tiene. Y por supuesto no dejar de ver la película, porque sin tantas pretensiones es una adaptación genial. Insinúa lo que es cada personaje, no lo da todo mascado. En mi opinión, han hecho una adaptación perfecta, eliminando lo que sobraba y aprovechándose de lo bueno del cómic, que es sobre todo una genial idea y unos personajes a los que se les podía sacar un partido enorme. Un final maravilloso y un epílogo sublime, que te dejan mucho margen para sentarte y ponerte a pensar.

Vamos, que aunque se pueda deducir lo contrario, estoy encantada con Watchmen, película y cómic.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de Alita

de Alita

Estaba el sábado pasado de bares y una amiga se empeñó en presentarme a sus amigos “frikis”. “Son frikis como tu”, me decía ella, “hasta juegan online”. Al final, los amigos frikis resultaron ser amigos informáticos, porque no leían cómics, no veían series y ni siquiera tenían merchandising en casa, solo sabían arreglar ordenadores. Aun así el chico, por tratar de agradar me dio el título de un par de series manga, y a mi que no me va mucho lo del cómic japonés y tampoco tenía muchas ganas de hacer amistad, me dio por sonreír y mirar las botas rojas que me ha regalado mi hermana por Navidad. El caso es que perdí un amigo gafapasta, pero a cambio vino a mi cabeza la serie de Alita, ángel de combate.

 

Alita es el único manga que ha conseguido conmoverme, interesarme y engancharme. Por supuesto está lleno de características manga como peleas que parece que jamás terminan, protagonistas que se levantan después de que les haya caído un edificio completo encima, atemporalidad, cyborgs y lentitud. Pero hay algo distinto en su protagonista, en sus guiones y también en el dibujo.

 

Alita vive en el vertedero de la ciudad de Tiphares, donde los habitantes de la ciudad vierten los despojos y la basura. Y vive, porque un día el doctor Ido encuentra su cerebro tirado por ahí y decide reconstruirlo, darle un cuerpo y activar su cabeza otra vez. Ella apenas recuerda quien era ni para que fue construida, poco a poco Alita se irá descubriendo como una guerrera que posee unas técnicas espectaculares de combate. Y así, tratando de descubrir su pasado, le tocará pelear con diversos enemigos… incluso enfrascarse en una deporte absurdo, el rollerball, números en los que el cómic pierde bastante interés, al menos para mi. Pero bueno, su lucha, los sueños de abandonar el vertedero y llegar a la ciudad, su búsqueda y el mundo que la rodea, tiene mucho que ver con el nuestro y a veces poco con la ciencia ficción. Supongo que por eso despierta tantas cosas en una cuando lo está leyendo. Unos protagonistas, que se convierten de un momento a otro en antagonistas y unos enemigos que provocan odio pero otras muchas veces lástima. Una heroína que no siempre gana, pero tampoco todo lo contrario. Vamos, un cómic genial, a pesar de ser lentito.

de Nemí

de Nemí

Viene del Metro de Inglaterra, del diario gratuito que se reparte en sus esquinas, allí se publican sus tiras. Para leerlo en España y en español, Norma ha sacado el primer volumen de una recopilación de sus tiras.  Nemi es una chica gótica, desencantada e idealista. Es vegetariana y huye como de una mala enfermedad de hijos, trabajo y  todo aquello que se considera una vida “normal”.

 

Perfecto para pasar un ratico entretenido, reírte, sonreír para tus adentros y espabilar un poco la conciencia. A ver si este año vuelve a llevarse el negro, otra vez.

 

Para ver sus tiras originales: www.metro.co.uk

de Salón del cómic de Zaragoza (intuyo)

de Salón del cómic de Zaragoza (intuyo) Ya tenía para esta semana una entrada escrita. No materialmente, pero esperaba que mi visita al salón de comic de Zaragoza me inspirara un poquito, me quitara las pocas ganas de todo y pudiera actualizar un poquito contando las cosas que había visto allí.  Pero está visto que tenemos el gafe encima. Este año estaba yo interesada en ir a conocer a los chicos del wee, en particular a los de Xdcomic, de lo que soy fans fans y supongo que, precisamente por eso, fueron las cosas de tal manera que me quedé sin poder ir. Así que por favor, este año no quiero que me toque la lotería. No tengo ningún interés. Lotería que assssssssco. ¡Qué ruina, maldito tuerto!

de Elektra

de Elektra

Mi primer contacto con la asesina Elektra fue gracias a (¡oh sorpresa!) un tebeo que me prestó el Kender. Con muy buena vista y con todo su buen gusto (si no contamos sus pasiones por los zombises) el señor Broto me pasó algo de Miller. Y así fue como, a pesar del autor, empecé a aborrecer a DD y quedé fascinada por el personaje de Electra. Supongo que debido a los libros de lectura obligatoria del colegio les tengo bastante cariño a los antihéroes como protagonistas de las historias. Me encuentro mucho más cómoda leyendo a este tipo de gente que a los héroes simplones que van repartiendo luz con un palo (ya sea mágico o no).

 

A ver, con internete capado voy a tratar de hacer un pequeño resumen de lo que recuerdo de su historia. Elektra era una niña normal, en una edad especial y fantasía en el pelo… una joven que empieza en la universidad y que es experta en artes marciales. Allí, para su desgracia (y la mia), se cruza con Matt (DD) y se enamoran. Si no recuerdo mal, tampoco dura mucho el amor, y se rompe por una chorrada. No más líneas en mi blog a DD si no es para criticarlo.

 

Tras la muerte de su padre, en un atentado, vuelve a interesarse por las artes marciales, y tratando de olvidar su vida pasada ingresa en la Casta, una orden  de ninjas buenísimos entregados a la luz, que terminan por expulsar a Elektra por japuta. Ella, obsesionada por volver, ingresa en la Mano, la orden enemiga para intentar acabar con ellos desde dentro. Pero sus planes salen mal y termina por matar a su maestro de la Casta por accidente. El trastorno que le provoca la muerte del que había sido su mentor, le hace tomar la decisión de quedarse con La Mano. Pasado un tiempo, escapa de su control (¿alguien recuerda por qué se va? Supongo que para que siguiera la historia). Y se convierte en una asesina a sueldo, la más peligrosa, además de objetivo número uno de la Mano. Capaz de destrozar a un hombre y desaparecer en el mismo segundo, no puede evitar en ocasiones perdonar alguna vida y que aflore la joven inocente que un día fue.  

 

La vida, que es así de caprichosa, y más en un comic, hace que en su camino se cruce Kingpin (archienemigo de DD y archigordo) y éste, viendo todo lo que promete la chica, decide contratarla. Errada decisión, por cierto,  que terminará por provocar su muerte cuando Bullseye (otro personaje estupidísimo y con buenísima puntería) decide que ese él ha de ocupar el puesto de Elektra, y para conseguirlo no se le ocurre nada mejor que matarla. Y lo consigue.

 

Pero como bien nos han enseñado Buffy y Xena, morir no es más que un pequeño obstáculo en la vida de cualquier superheroína. En este caso, son los chicos malos de La Mano los que le hacen el ritual de resurrección y Elektra en lugar de seguirles, decide hacer un camino de redención. Y de paso cambiarse el look, que nunca viene mal.

 

Pues ese el destripe de la historia de esta chica. No se puede negar que es interesante. Como puede verse, no es enamorarse de Matt el único error de su vida, aunque puede que sí el más grande. Recomendaciones: no ver la película ni locos, aunque si es a vida o muerte elegir antes la de ella que la de él. Y si se conoce la verdadera historia ¿puede alguien decirme que es J. Garner la mejor actriz para hacer este papel? ¿Qué no había otra? No puedo con ella, me parece una panoli, por no hablar de su marido, claro.

 

Y por favor, no me nominen por hablar mal de un ciego.

Sin City

Sin City

Pues ya hace tiempo que no escribía nada sobre cómic. Así que haré otra de mis entradas pendientes desde hace tiempo: la de la saga de Sin City. Supongo que todo el mundo conoce ya este tebeo, aunque solo sea por la versión cinematográfica. Para mi, que solo soy una aficionadilla al tebeo esta saga en particular, y en concreto, Ese cobarde bastardo, hicieron que me enamorara de los tebeos y retomara un hábito que tenía un poco olvidado (aunque no del todo, gracias a mi más mejor amigo el pequeño kender).

 

Sin City cuenta la historia de Basin City y de sus sórdidos habitantes. Es una ciudad gris dibujada en blanco y negro, llena de gansters, curas corruptos, bares de streeptease, prostitutas y policías vendidos al mejor postor. En Sin city nadie se salva de tener una historia truculenta que contar o algún secreto inconfesable que termina saliendo a la luz.

 

Aunque en la película adoro cómo se ha caracterizado al personaje de Marv y me parece el más fiel al comic (el que me despierta unas sensaciones más similares a cuando leí la historieta, al menos), mi personaje favorito es Hartigan. Un poli americano a punto de retirarse, que tira todo lo que tiene por la borda para salvar a una niña de 11 años de ser violada por el hijo de un senador muy poderoso. Perdiendo la vida sin morir, el poli consigue mantenerse con esperanza gracias a las cartas que va recibiendo de la niña que salvó y que en algún momento deja de serlo para convertirse en una mujer con la que terminará reuniéndose y tratando de acabar con el depravado que trató de forzarla. La historia está tan bien narrada, que la angustia te invade en todo momento, desde que empiezas a leerlo, hasta que terminas (tanto que puede que llegues al final de la línea de autobús sin darte cuenta de que ya hace media hora pasó tu parada) y durante unas cuantas horas más mientras sientes que quieres volver a leer algo así. Incluso se incrementa cuando haces cálculos y especulas sobre toda la pasta que te vas a tener que gastar hasta que encuentres algo que le llegue a la suela de los zapatos a Ese cobarde bastardo.

 

Después me adentré en la historia de Dwitght un ex periodista, que se dedica en la actualidad a fotografiar a altos mandatarios que cometen adulterios. No son estas ni mucho menos mis preferidas, no consigo tenerle ni un poco de aprecio al protagonista, y creo que quien hace grande estos números, son las prostitutas. En particular, como no, el personaje de Miho, que es sin duda alguna una de los más interesantes de la serie, ninja, asesina, prostituta chunga, alguien con quien a una no le gustaría cruzarse. Al menos no tenerla en el bando contrario ni para echar una partida al rabino.

 

Y por último, como gran protagonista y máxima expresión del antihéroe, el romántico y adorablemente detestable Marv (que bien queda siempre esto de poner tantos adjetivos y adverbios seguidos). Este hombre, al que las pastillas y los golpes le han secado el cerebro, es un gigante casi indestructible que una noche conoce a una prostituta a la que posteriormente asesinarán y de cuya muerte tratarán de hacerle responsable. A base de mamporros y disparos muy, muy dolorosos Marv se abrirá paso a través de la corrupción que asola Sin City para llegar a vengar la muerte de la primera mujer que le ha hecho sentir amor. Un delirio de sangre, cabezas machacadas y miembros mutilados.

 

Sobre las dos últimas historias no diré mucho, porque supusieron más una decepción para mi que otra cosa. Pero claro, todo depende de con qué se compare. Si tuviera que elegir entre comprar estos o… o… ¡se me ocurren tantos ejemplos! No lo dudaría. Pero por supuesto, si alguien no ha leído nada que compre los primeros. Eso sí, si se espera encontrar algo muy distinto a la peli, que se vaya olvidando, porque es una de las adaptaciones más fieles que he visto en mi vida. De hecho si la hubiesen calcado no habría salido mejor.

 

En este momento me abruman las miles de ideas que tengo para hacer entradas y todas tienen que ver con Miller. Adoro a este hombre, su Batman, su Electra (gracias Kender), 300… todos menos su Daredevil. Y es que odio a Daredevil, incluso antes de Ben Affleck, aunque reconozco que lo odio un poco más después de él. Si cabía.

de El Jueves

de El Jueves

No me voy a tirar el rollo y no me voy a poner a contar lo que ha pasado, lo que todo el mundo conoce y por lo que la gente no se ha escandalizado ni la mitad que yo. Ni voy a poner la foto de la portada de la revista prohibida y censurada. Lo que sí que voy a hacer es volver a comprar El Jueves cada semana.

 Hale, ya he vuelto de vacas. Prometo actualizar con normalidad otra vez.

de Blacksad

de Blacksad

Blacksad es una serie de tres tebeos sobre la historia de un detective de los de antes, de los de las pelis de antes, quiero decir. Gabardina en ristre Blacksad recorre la ciudad paseando sus miserias e investigando los casos que se le han planteado al principio de la historieta. Sus autores decidieron animalizarlo, y convertir al personaje en un gato negro, con morro blanco. Fuerte y atractivo aunque no lo suficiente como para no recibir una o varias palizas por tebeo. Buena persona, aunque no hermanita de la caridad, débil con quien tiene que serlo y despiadado con los malos. El típico antihéroe de novela policiaca.

 

Los personajes que le acompañan son estereotipos de todos aquellos personajes que pueden encontrarse en una novela negra. La chica sexy, el amigo periodista pesadito que se mete el líos, el rudo comisario ya de vuelta de todo... Lo mismo ocurre con su protagonista, tras una vida llena de historias para contar, está ya en decadencia. Uno de esos personajes que ahora se considerarían políticamente incorrectos de los que si tiene problemas va a un bar y se emborracha, si tiene que resolver algún misterio enciende un cigarrillo y se pone a pensar. Vamos que no le falta detalle. Lo mismo ocurre con sus dibujos, que son lo que hacen grande a este tebeo. Cada rincón de la viñeta está cuidado hasta el extremo. Yo diría incluso que alguno de los planos que se ha buscado en alguna viñeta, se ha utilizado precisamente para explayarse en esa capacidad del dibujante de detallar maravillosamente cada objeto o personaje. Ambientada en los años 50 en los USA, la decoración y los vestuarios son fantásticos. La animalización de los personajes también es muy buena y otorga bastante libertad a los autores a la hora de expresar la rudeza de sus comportamientos y de justificar o plasmar la violencia. Además de darle, por supuesto, una originalidad al tebeo que lo hace único.

 

Aunque los comics son en color, muchas veces te da la sensación de estar viéndolo en blanco y negro. Traducido a varios idiomas es un imprescindible para los amantes del cine o la novela negra. De sus tres historias Un lugar entre las sombras, Alma roja y Artic-Nation, la primera de ellas es más bien una presentación de los personajes. A mi personalmente el guión me pareció un poquito flojo, no así los otros dos, que son muy buenos.

 

Vamos, que estos chicos son unos genios (Juan Díaz Canales guión y Juanjo Guarnido dibujo), y así se lo han reconocido a base de premios y más premios en distintos salones. Lo malo, el precio, comprarse los tres volúmenes a la vez es equivalente a llenar mitad de un carrito de Mercadona. Así que lo mejor es ir dosificándolos, o renunciar a comer dos o tres días. ¿Quién dijo pirámide de prioridades? eso es de un anuncio, ¿no? Por cierto, se me olvidaba que también hay un Como se hizo… pero yo no lo he leído, ni tengo idea de cómo está. Si alguien lo ha hecho y se anima… adelante con los cometarios.

de Mutts (y dos)

de Mutts (y dos)

Me siento un poco como si fuera a chulear en la red de mi nueva posesión. Vale, puede que sea un poco así, pero es que quiero enseñarlos porque me parecen encantadores. Desde ayer estos cuatro chicos están encima de mi televisor, mejor que cualquier toro o bailarina con traje de lunares, decoran mi salón. Yo no sabía que los moñacos de Mutts estaban ya rondando por Espain, ni mucho menos me esperaba ser premiada con ellos. Si alguien ha caído por aquí buscando los muñecos, diré que la bolsica era de la Fnac.

 

Muchísimas gracias por el regalo, es genial recibir cosicas, regalicos y dádivas un día cualquiera. Así porque sí. Sin que sea el cumple de una ni nada.

 

Hablando de cumples (¡que bien traído! ¡que bien traído!), se cumple un año del estreno de "En blanco" el genial blog de la maravillosa malavidera Iru, de obligada visita para cualquier mente despierta con inquietudes comiqueras, gafapasteras, intelectuales... Imprescindible. Todos los que lo visitan, repiten.

 

¡Felicidades IRU!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de los X-Men

de los X-Men

Otra de las cosas que tenemos los fans es que de repente dejas de interesarte por algo en lo que has invertido mucho tiempo, y a veces dinero, de un día para otro. Quizá en este caso no fue tan de repente pero un día te das cuenta que en lo que a comic se refiere después de leer unas 100 historietas de tipos enmascarados, aspiras a algo más. Esto seguramente a gente mucho más intelectualmente despierta que yo, le pasaría a las 2 historietas, pero cada uno con lo que tiene.

 

Los X-men (y el kender que me los hacía llegar, y que por cierto se ha abierto un blog) llenaron durante mucho tiempo todo lo que yo esperaba de las historietas dibujadas. No necesitaba más tebeos que esos, que vamos a hacerle… me gustan los porrazos y los dilemas facilongos, los cuentos que terminan bien, y las disertaciones sobre lo importante que son tus amigos y lo bueno que es trabajar en grupo. Al menos me interesaban antes, ahora ya no estoy tan segura, con el paso de los años ya no tengo tan claro lo que me interesa. Si no, véase mis entradas que van de aquí para allá, cada día tiro por un sitio distinto. Bien, a lo que íbamos, que se puede dejar de ser fan, y sin embargo, siempre queda en ti un resquicio de amor y cariño entrañable a lo que ha sido tu (a veces oscuro) objeto de deseo.

 

Y eso es lo que me pasa con la patrulla X, los quiero, y quiero que le vayan muy bien las cosas a Rondador, a Gambito, a Lobezno y a Tormenta, que eran mis favoritos (si es que siguen vivos). Ser un fan de los mutantes es de lo más complicado que hay. Pensar que la cosa es llegar, ver y vencer, elegir un personaje favorito y disfrutar es un completo error. Puedes  haber invertido medio sueldo en una serie cuando de repente, de un número para otro, tienes a un prota embarazado, al otro le falta una pierna y al tercero le han cambiado el traje, el pelo y las gafas. Vaya… buscas desesperada la explicación en el número anterior y ves que no has dejado nada por el camino. ¡Mierda! ¡Ya se han ido de viaje! (es lo que tienes que pensar). Seguramente, mientras tu estabas con tus colegas tomando unas cervezas en algún bar infecto del rollo, los tipos estos han aprovechado para ir a ver a la Masa, a los 4 fantásticos o al espacio (exterior) y han vuelto transformaditos. Así que si quieres ver lo que ha pasado, lo que ha motivado que Pícara se deje el pelo largo o que a Gámbito le falte un ojo, prepara la cartera. Esa es una solución, la otra (la mía) es no pensar en el tema. Aceptar las cosas como vienen. Después de todo no has comprado el Ulises. Pues no le des más vueltas, a veces estas cosas pasan, después de todo aceptas que hay una señora voladora que controla el tiempo, así que esto tampoco te costará mucho, digo yo. Resignación.

 

Y si te han matado a tu personaje favorito, no lo dudes, algún fan cabreado y su club de rol habrán mandado unos mails criticando al personaje a Marvel. Y ese habrá sido su fin.

 

Por otro lado tenemos las series de cada personaje, los what if, los mini x-men y sus versiones en los pitufos. Cualquier profano en el tema podría pensar que esto es un sacaduros como cualquier otro. Cualquier semi-entendido te diría que lo es. El caso es que sigues buscando fotos por Internet, te los sigues poniendo de fondo de pantalla y continúas aspirando a adquirir poderes mutantes cualquier día. Esperas tu familia te repudie, y el mundo te odie con tal de poder ser adherente (o similar). Somos así los frikis, al menos yo soy asi…

 

Que le vamos a hacer…

de Bone

de Bone

Bone es la historia del moñaco que sale en el dibujo de la foto. Tanto él (Fone Bone) como sus primos (Phoney y Smiley), son expulsados de Boneville debido a unos chanchullos económicos que montó Phoney, y que injustamente salpicaron a sus primos. Exiliados, se pierden en un desierto donde comienzan sus desventuras. Las distintas (y bastante incompatibles) personalidades de los tres, hacen que terminen discutiendo y separen sus caminos. Aunque ellos no lo saben, los tres terminarán en la misma ciudad, donde tendrán que enfrentarse a problemas similares a los que tenían en Boneville (por culpa de Phoney) y a otros muchos y muy nuevos, en los que estarán implicados un dragón, unas zarigüeyas,  las (temibles y torpes) mostrorratas, el tabernero de la ciudad y una atractiva joven de la que Fone termina enamorándose perdidamente y tras la que se oculta algún misterio que va desvelándose a través de los sueños de ésta. Y ahí queda el camino abierto para el montón de aventuras que les va a tocar vivir a los protagonistas de la historia.

 

Es un tebeo divertidísimo y encantador, sobre todo en el principio. La presentación de los personajes es muy buena y a las tres hojas ya les has cogido cariño. La historia está ambientada en una especie de ciudad medieval, y aunque se termina por enredar un poco, es bastante consistente. Y los libritos están llenos de aventuras con malos malísimos y buenos encantadores y adorables, que aunque no tienen la ventaja física, urden mil argucias para salir del paso en cada uno de los peligros que se van encontrando. Las chicas son en este caso las guerreras. Tanto la protagonista como su abuela, que cuida vacas para hacer carreras, son de armas tomar. Hay situaciones también bastante delirantes que se apoyan en la indefinición corporal de los protagonistas. Y que el autor aprovecha para “convertirlos” en no humanos cuando no lo necesita y a que parezcan adultos sensatos cuando le parece necesario.

 

La parte negativa, es que tiene altibajos de intensidad y hay algún número un poquillo aburrido. La historia empieza muy fuerte y luego decae algo, no es una caída en picado ya que va teniendo repuntes a lo largo de las distintas aventuras, los brillantes toques de humor son cada vez más escasos y desde luego no se llega a alcanzar en ningún momento la estabilidad del principio.

 

Hay juego de ordenador y moñacos de plástico. En este caso un fallo muy importante es que no se haya sacado el peluche del muñeco, ya que hay un millón de veces durante la historia que te gustaría entrar y darle un abrazo gigante al bichito, que alcanza cotas de monería que se salen del mapa.

del Dr. Slump

del Dr. Slump

El Dr. Slump (Sembei Norimaki), junto con Alita,  es uno de los pocos mangas a los que me he enganchado.   Akira Toriyama es el dibujante y guionista (efectivamente), el mismísimo creador de Bola de Dragón. Inevitablemente una idea te  acompaña durante la lectura estos tebeos, que el señor Toriyama está muy mal de la cabeza. Paso a relatar el argumento de las historietas, más o menos.

 

El Dr. Slump, un cuarentón salido y marranete, decide hacerse una robot- con superfuerza para que le sirva y sea su esclava. No entraré en más detalles. El resultado es la (este la es para los amigos catalanes) Arale. Una niña sin conocimiento, con gafas de pasta y sin agujeros en la nariz (como buen manga), que no es consciente de su fuerza, ni de su rapidez, ni de todas las habilidades que tiene  y que la hacen diferente al resto de los niños. El doctor, avergonzado por su fracaso, oculta al mundo que ha creado a Arale, y le dice a todos que es su hermana pequeña. ¿Qué no tiene sentido? Pues la cosa no ha hecho más que empezar.

 

Arale va a la escuela, donde el Dr Slump conoce a su amor, la profesora que no recuerdo como se llama. Y a la que se pasa más de la mitad de la colección tratando de enamorar. Con intentos que siempre terminan peor que mal.

 

En la escuela Arale conoce a sus tres amigos Pisuke, su hermano Taro y Akane, con los que pasa la mayor parte del tiempo y a los que les pasan mil millones de cosas, casi todas por culpa de la niña robot. Algo más adelante aparece el encantador personaje de Gatchan, un niño (aunque creo recordar que el género del personaje no llega a quedar nunca claro) que encuentra Arale en un viaje a través del tiempo y que se come todo lo que encuentra, menos la goma.

 

Lo más destacable de este manga es la aparición de secundarios, a los que a veces Toriyama incluso dedica alguna historieta completa. La abuela que vende galletas, Supaman (un superman de pacotilla), unos marcianos que querían conquistar la tierra y que ahora están atrapados y no pueden volver a casa a casa porque Gatchan se comió su nave (y que tienen el culo en la cabeza), el niño del triciclo y las Spice Girls, el Dr. Mashirito que quiere conquistar el mundo sea como sea y al que Arale siempre le destroza los planes y por supuesto, entre otros muchos, mis favoritas: las cacas. A Arale le priva jugar con las cacas, y en su mundo, como no podía ser de otra forma, las cacas hablan. La mejor historieta que he leído es la de las tres cacas (de paloma, de vaca y del Dr Slump) se juntan y se van de aventurillas. Delirante.

 

Al final la historia se pierde, y al igual que Alita hay varios números dedicados a estrambóticas carreras de moto-patinete (o algo similar), cada uno en su estilo. Supongo que no había ya muchas ideas para seguir la historia, pero había un contrato y mucha pasta de por medio.

 

No está lleno de salidas de tono, ni es una paranoia sin sentido como Boo boo boo. Muy recomendable para estados de ánimo poco positivos y mentes dispuestas a todo. Yo no dejaría de leerlo.

de Mutts

de Mutts

Pues hoy iba a escribir algo sobre música, pero he entrado a ver la tira de Mutts y he encontrado esta, y me he sentido muy identificada con Mooch. Llueve y yo me he quedado en casa, como me prometí a mi misma, sacando partido a las cosas que tengo pendientes y que tanto me apetecían. También limpiando la casa, porque no hay felicidad completa.  

Patrick McDonnell es el creador de Mutts. Estas tiras tienen como protagonistas a un perrico llamado Earl que tiene como mejor amigo al gato Mooch. Las historietas van recogiendo el día a día de ambos personajes, de sus dueños y de los colegas del barrio. McDonnel retrata a nuestras mascotas increíblemente bien, y cualquiera que tenga un gato o un perro o haya tenido uno alguna vez, verá identificada a su bichejo en cualquiera de estas tiras. También se vale haber tenido peces, ardillas, cangrejos, ostras o pajaritos. En Mutts hay sitio para todos. 

Ozzie es el dueño de Earl, al que el perrito adora, pero muchas veces no comprende. Mooch (obsesionado con su pequeño calcetín rosa) vive con Millie y Frank, la primera quiere mucho al gatito y le da todos los caprichos, mientras que Frank se debate entre los celos y la indiferencia hacia la mascota. Los animales de los vecinos completan el reparto de secundarios, aunque también hay bichejos salvajes que vienen y van, compartiendo aventuras con los protagonistas. Un humor muy sano y ecológico. 

Hay algún libro traducido al castellano, que lo se yo. También se lo puede uno descargar de la red. Y en la web se pueden leer las tiras de hace dos semanas y las cinco semanas anteriores, solo en inglés eso sí. Pero son bastante sencillicas y merece la pena pasarse de vez en cuando, aunque se vaya un poco peladillo de idioma. Cuanto bien han hecho babelfish y similares.

Que queréis que diga… ¡son taaaaan monos!

del Tebeo (o cómic)

del Tebeo (o cómic)

Pues este finde, cosas de la vida, he estado por el salón del cómic de Barcelona. No era mi intención ir, ni mucho menos, pero unas amigas que se han pasado el finde entero haciendo cosas por mi, tuvieron a bien llevarme. Me hacía mucha ilusión verlo, ya que llevo años queriendo visitarlo.

 

El resumen sería que el salón es como cualquier otro, pero más grande. Llenito de gente y con unas pocas exposiciones interesantes. No entré en la de Asterix porque ya andaba un tanto cansada pero visité la exposición de  BLACKSAD, tebeo que desconocía y con el que voy a tratar de hacerme, porque tenía muchos requisitos para convertirse en uno de mis imprescindibles y que (gabardina incluida), creo yo, le encantarían a Sergio del Molino.

También tuvo premio Bernal, el pintamonas más reconocido del equipo Malavida, que se llevó el premio al autor revelación del público. Este chico promete, ya en 2005 se llevó el  Premio Jóvenes Creadores y el Certamen de cómics de Cornellá. Uno de esos valores aragoneses que parece que va a hacerse un merecido hueco entre la élite de los humoristas de nuestro país. Se puede encontrar parte de su trabajo aquí. Allí tenían también su puestecillo el degenerado equipo de los Malavida, a los que tuve la fortuna de visitar justo antes de que se terminasen los Richal (by XCar). Y de los que me llevé también unas chapicas de regalo, ya que tuve la suerte de que me atendiera la parte “formal” del equipo. 

Este salón, que recorrí en inmejorable compañía, me dejó muy buen sabor de boca y sobre todo una larga lista de novedades y cosicas para ir comprando durante estos meses. Visité el salón con solo 20 euros, por fortuna para mi, (ya que tengo como objetivo comer este mes) y a penas pude comprar casi nada, pero iremos buscando las novedades y pagando “a plazos” el incremento de la colección de tebeos.  Los dos euros mejor gastados del salón, por todo lo que dieron de sí, fueron los empleados en comprar un innombrable fancine que adquirió  una de mis (siempre encantadoras) acompañantes. El año que viene, voy a hacer yo uno. Pienso recoger todos los moñacos que dibujo mientras hablo por teléfono, hacer fotocopias y soplarle a cualquier incauto que al año que viene se acerque por mi stand 10 euros. Eso sí, el que compramos nosotras, dio para unas cuantas horas de crítica, despliegue de ingenio y risas varias. Yo espero que con mío no se pueda hacer ni eso. 

Mi vuelta a Zaragoza fue muy interesante también, ya que hice el viaje al lado de uno de los jurados que otorgaban los premios de la crítica en el salón. Un señor muy parlanchín e interesante (a la vez que algo pagado de sí mismo) que tuvo a bien ponerme al día de muchos entresijos y asuntillos que se movieron entre bambalinas.  

El caso es que al año que viene volveré, no se si al salón o solamente a pasar unos días por Barcelona. Y si se puede repetir la compañía, mejor que mejor.

de Alex Ross

de Alex Ross

Y mi incapacidad pa pintar.

 

Mola mucho decir que eres fans de un dibujante de tebeos, asi parece que sabes mucho del tema y que serías capaz de reconocer una de sus obras si te lo mezclaran entre 5000 más. En mi caso es mentira. Esto solo me pasa con Alex Ross. Tiendo a fijarme más en los guiones que en los dibujantes, supongo que será por mi incapacidad para hacer distinguible un perro de un edificio cuando dibujo. Cualquier cosa que tenga un poquito de perspectiva ya me parece admirable y un dibujo digno de comprar.

 

Pero de Alex Ross soy fans, fans, que vamos a hacerle… creo que solo hay que ver un par de dibujos suyos para explicarse el porqué. El carácter realista de las ilustraciones de Ross me supera y me hace pensar que si volviera a nacer y me dieran a elegir un don pediría el de saber dibujar superhéroes. A costa de pedir la voz del cantante del canto del loco (no tengo talento…).

 Mi amigo Nacho me dejó los tebeos de Kingdom Come, y ahí lo descubrí (como me pasa en casi todo lo que tiene relación con el cómic). Y de los que he olvidado casi todo excepto los dibujos (y el final, claro). 

No tengo tampoco mucho más que decir, que recomiendo fervientemente pasarse por su web y echar un vistazo a lo que hace.

http://www.alexrossart.com/

Felicidades tata!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de Wonder Woman

de Wonder Woman   

Pues ella es mi superheroína favorita. Es para mi la más grande de los superhéroes de DC (al menos, que yo recuerde y con el permiso de Manhunter, heroína fumadora, con los que estoy ahora mismo). Cuando empecé a leer tebeos pijameros (que dice Iru) esta mujer me parecía lo más. Ella es la representación gráfica de cómo te imaginas que es tu profesora de ciencias cuando sale de clase, antes de enterarte que la pillaron un día en la secretaría con el jefe de estudios. Es nombrada hasta embajadora de las naciones unidas, siempre luchando por la paz, por la buena voluntad pero no duda en usar la violencia si se le obliga.

 

WW es realmente la princesa Diana de Themyscira (algo así como la Isla del paraíso en español), que es una isla oculta en el triángulo de las Bermudas (creo) a la que solo puede llegarse vía pájaro volador o vuela que te vuela, si es que sabes volar como Diana. La isla está llenica de amazonas hacendosas que quieren y admiran (casi siempre) mucho a Diana. Andaba yo documentándome (cosa que suelo hacer mucho para escribir estas entradillas) y leyendo sobre los orígenes de Diana, y estoy flipando. Ya hace unos años que leí el principio de la historia, pero no tiene nada que ver con lo que he encontrado por la red. Diré también que mi principal fuente de info es la wikipedia (fiable donde las haya), lo que dice muy poco de mi.

 

Lo que yo recordaba vagamente: que aparece por un accidente de ¿avión? en la isla, junto a una puerta que contenía los grandes males. Que las amazonas la adoptan y cuidan de ella y que se convierte en la más bella y molona de todo Themyscira. Le hacen un traje con los trapitos que encuentran en el avión y que casualmente es una bandera americana, que podría haber sido un traje de faralaes, pero tuvo suerte la chica (o no).

 

Ahora que lo pienso, mi principio no justifica para nada la superfuerza o el que la muchacha pueda volar, pero era mi historia, joer.

 

 En la wikipé dice que nace de una figura de barro y que cobra vida por petición de Hypólita, la que se supone que es su madre, y a la que se parece. Cosa que destroza mi teoría, aunque ahora que lo pienso, cuando yo lo leí estaban dibujadas a puntitos… ¿quien no se parece a puntitos?  Véase ejemplo  (podría ser cualquiera, ¿o no?).  

El caso es que seguramente, además de que mi principio se basa en una memoria de pez como la mía, habrá dos principios. Los superhéroes es lo que tienen, que se les mata, se les resucita y se les vuelve a matar con facilidad y si al autor de turno no le gusta algo, pues lo cambia y listo, si hace falta reventar el mundo y crear un nuevo orden, pues se dibuja y listo.

 

El caso es que como todo superhéroe, tiene una vida ajetreada de la que nunca llegas a saber todo, en mi caso porque ya hace tiempo que no leo nada (Nachete ya no compra WW´s). El resumen, obviando mucho, podría ser: viene a la tierra, todo le parece desolador y sufre mucho por el comportamiento humano, lucha por la paz, en algún momento le aparece una Wonder Girl, luego le desaparece, se junta con la JL y se lía con Superman (no necesariamente en este orden), se queda embarazada de él y durante el camino va pasando por aventuras y desventuras, y muchas comidas de tarro.

 

El caso es que no se puede hablar de ella sin comentar la maravillosa y ochentera (donde el término ochentero alcanza su máximo esplendor) adaptación televisiva. Y de la que mi partenaire ha sido muy fan. Protagonizada por Linda Carter (foto) y que será para siempre la única WW (a no ser que Whedon de el pelotazo). Los efectos especiales, los cambios de traje y las historias en sí mismas son de lo más grande y cañí (american cañí) que ha pasado por la televisión.

 

Me voy sin hablar de sus brazaletes y su lazo de la verdad (que yo siempre he querido tener), pero es que el tema del origen me ha dejado inquieta. Prometo hacer una revisión de los primeros tebeos y ponerme más al día. O eso, o que alguien me eche una mano para aprovechar mi tiempo en algo más intelectualmente interesante, como matar bichas en la PSP.

 

Desde luego, cualquier cosa le llaman fan…

de Strangers in Paradise

de Strangers in Paradise

Hablemos de un tebeo, para variar.

 

Este comic nos cuenta la historia de dos amigas, una rubia y la otra morena (nótese que no hago referencia a la canción buscando la originalidad, aunque ya lo he hecho) en principio algo estereotípicas, pero solo en principio. El caso es que estas dos chicas son amigas desde el instituto. La primera (Katchoo-Rubia) que responde al modelo rebelde-matoncete  y que, de paso, la mala vida ha convertido en una tía dura e interesante. Como en Xena, la chica vuelve al redil, a su pueblo, a su casa, después de haber recibido más palos de la vida que Marco (el de los Apeninos). Allí se reencuentra con el amor de su adolescencia (Francine-morena), una joven con una historia que podría compararse a la de Susan (la de Wisteria Lane) en Mujeres desesperadas. La vida de ésta última ha transcurrido, por el contrario, con una cierta “normalidad” y mucha inestabilidad interior, acomplejada por su peso, ingenua y dulce, sale con un tío cabrón que la engaña y la putea.

 

Katchoo continúa enamorada de Francine, y Francine vuelve a entrar en el mismo juego que seguía en el instituto, dejarse querer queriendo a veces, sin decir nunca que sí y diciendo que no con la boca pequeña. Este trasiego amoroso se ve incrementado por la aparición de un cándido joven (David), que se enamora de Katchoo. Ella, harta de ser siempre la que da, pasa a hacerle el juego que le hace Francine al chaval.  Y así esto se convierte en un triángulo amoroso, aunque le falte una arista.

 

Conforme vas leyendo te vas viendo más o menos identificado con los personajes, con su lado más patético, eso sí. No es nada difícil reconocerse en una de las entrevistas de trabajo de Francine, aunque lo suyo siempre termine saliéndose de madre, o en uno de los arrastres que hace Katchoo para conseguir la atención de su amiga.

 

En segunda fila quedan todos estos entresijos cuando el pasado de Katchoo reaparece para hacerles una visita. Y entonces hay líos de matonas y de gansters y grandes cantidades de dinero que vienen y que van. Lo dicho, que hay apuntes al cine negro, rollito romántico, algo de acción y luego está la pobre Francine que se deja llevar para terminar casi siempre ridiculizada por unos o por otros.

 

Me pasa siempre después de escribir estas entradas que termino con la sensación de haber criticado más que alabado, lo digo porque voy a empezar con el punto negativo. En este caso tengo que decir Terry Moore es un tío que sabe escribir y describir a las mujeres.  Siempre alabar antes que golpear te da un toque de glamour al que no podía renunciar.

 

Ahora se está editando en tomillos por Norma (como el champú), con los que se ha perdido bastante calidad, además de la intriga a la que Dude nos acostumbraba no sabiendo nunca si el siguiente número saldría en dos meses, en tres o en seis (llegamos a esperar hasta un año y pico). El caso es que cuando ya no puedes parar de leer, cuando estás que matarías a tu gato por un poco más de información… te das cuenta de que nadie es perfecto y Moore empezó la historia sin terminarla antes. No la planeó y se le fue de las manos. Como el amor (de tanto usarlo) llega un día en que la magia se rompe. Y sigues leyendo porque eres fan, porque quieres a las protas, pero ese algo que hacía especial a S.I.P., desaparece. Y tu ya no te quitas de fans porque lo tienes todo, te has comprado los moñacos y te has hecho un poster con la portada de uno de los números. Y si tus amigos te preguntan tu top 10 en comics, siempre lo pones entre los 5 primeros, claro. Pero en el fondo te pesa un poquillo recomendarlo.

 

Pos eso, que lo empecéis y cuando esteis enganchadísimos lo dejais de golpe. Si no, más dura será la caída.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres